El sentido de la vida

El sentido de la vida

¿Cómo saber cual es mi sentido de vida?

Para poder identificar con mayor facilidad cuál es nuestro sentido de la vida, primero quiero hablar un poco de la estrella polar; lo que la hace especial a esta estrella es que es el único astro que permanece en el mismo lugar, sin algún movimiento.

Esta estrella siempre se encuentra ubicada en el centro del cielo en el punto más alto, mientras que todas las estrellas que la rodean, permanecen moviéndose en diversas direcciones, unas vienen y van pero la polar siempre continua manteniéndose en el mismo lugar.

Nuestra vida es como aquel espacio, donde nuestras metas van obteniendo una importancia en diversas direcciones como aquellas estrellas vagas, de igual manera toda nuestra vida cambia cada segundo, todo va y viene, pero aquella estrella polar siempre se mantendrá brindándonos un sentido a nuestra vida. Esa estrella polar tiene que ser nuestra meta principal en la vida, Dios.

En la vida existen dos tipos de consecuencias en las decisiones que tomamos, la primera  nos brindará apoyo para poder cumplir todo aquello que nos propongamos, siendo instrumento para lograr nuestras metas de una manera más rápida y sencilla; la segunda  no nos conducirá a nuestras metas principales y secundarias de vida , lo único que hará es alejarnos cada vez más  de ellas y entre más lejos estemos de aquella estrella Polar, menos luz vamos a tener en nosotros para poder seguir adelante.

Entre mayor luz tengan nuestras metras nosotros brillaremos más, ya que, es nuestra meta principal de vida la que nos dará la fuerza para poder enfrentar lo que se nos presente día con día.

No debemos poner como estrella polar algo intrascendente como son las cosa materiales, (un coche nuevo, una casa linda, ropa), ya que cuando esta metas estén cumplidas, solo nos quedarán preguntas como, ¿esto es todo?, ¿aquí se termina mi sentido de vida?, ¿para esto me he esforzado todos los días de mi existencia?.

Si hay que fijarnos metas secundarias de vida, como aquellas estrellas que van y vienen, es bueno tener metas económicas, sociales, personales, etc. Ya que es sumamente importante y necesario, que nosotros mismos veamos de lo que somos capaces, poder disfrutar de los continuos logros en los diversos aspectos de nuestra vida, aprender a crecer por nuestro propio esfuerzo, esto es fundamental para nuestra felicidad.

Es esencial el tener siempre presente que nuestra felicidad, es proporcionalmente dada por la grandeza que nos pueden brindar nuestras metas, por eso hay que tener mucho cuidado en lo que elegimos como meta principal de nuestra vida, ya que todas las metas tienen distinta capacidad para hacernos feliz.

La felicidad no se obtiene hasta que uno cumple todo aquello que se propone, se obtiene por medio del constante esfuerzo que empeñamos en conseguir y acercarnos más a nuestros objetivos, pudiendo comenzar a disfrutar de poco en poco de ellas, ahí es donde inicia la felicidad y uno comienza a darle un verdadero sentido a su vida.

La felicidad no se puede encontrar en algo que no nos ayude a ser mejor, tenemos que aprender a ver la belleza de las cosas comunes, ver la bondad que tienen aquellos pequeños detalles que pasan todos los días en nuestra vida.

La vida es tan positiva como nosotros la queramos ver, la gente feliz no nacimos con una sonrisa en la cara, la gente feliz realizamos un constante hábito por ver siempre lo mejor de las cosas que pasan en nuestra vida.

Entre más cosas positivas comencemos a notar a nuestro alrededor, más buena será nuestra vida, porque podremos llegar a ver las cosas con alegría, felicidad y uno terminará agradeciendo las cosas que antes ni notábamos que existían en nuestro día cotidiano.

El hombre tiene que fijar su meta principal en Dios, porque tenemos tanta sed de llenar nuestras expectativas de felicidad, que solo poner una meta tan grande, puede ser llenada por un fin tan grande.

A pesar de que las cosas de la vida vayan y vengan, cambien todos los días, como el movimiento de las estrellas, habrá momentos en los que todos los factores que componen nuestra vida se muestren de una forma extraordinaria, habrá momentos en que nuestra situación pinte un paisaje muy desanimante, pero lo importante es que jamás perdamos de vista  a nuestra estrella polar, ya que esta estrella, es la única que le puede dar sentido a nuestra vida.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *